cabecera
registro
iniciosesion
foro
contacto
inicio
noticias
parques
recomendaciones
alimentacion
rutas
taller
videos
eventos
eventos
 
menu_facebookmenu_youtube
menu_twittermenu_vimeo
 
 
 
 
 
 
 

RECOMENDACIONES

 

 

¿COMO PREVENIR LESIONES AL HACER DEPORTE?

El ejercicio físico mejora la calidad de vida, previniendo numerosas enfermedades tales como pueden ser infartos, hipertensión, diabetes, artritis, osteoporosis, obesidad, depresión etc.

Para ello es necesario realizar diariamente actividad física, ahora el sentido común nos indica que, si realizando ejercicio experimentamos lesiones, estaremos inhabilitados para hacer ejercicio y si ello ocurriera volvemos al comienzo, nuestro objetivo, “mejorar nuestra calidad de vida“.

Esta es la razón por la cual debemos prestar muchísima atención a la Prevención de Lesiones durante el ejercicio.

Lo primero a tener en cuenta es realizar una buena calistenia o entrada en calor, esta etapa no debe ser salteada bajo ningún punto de vista ya que es la causa Nº 1 de lesiones.

La entrada en calor produce los siguientes beneficios:

  • Aumenta la temperatura corporal.

  • Favorece la irrigación sanguínea.

  • Aumenta la frecuencia cardiaca y respiratoria.

  • Disminuye la viscosidad muscular (rozamiento).

  • Aumenta la propiedad elástica de los músculos, tendones y ligamentos.

  • Mejor la transmisión de los impulsos nerviosos.

  • Prepara los músculos para el esfuerzo evitando posibles lesiones tales como distensiones, desgarros, calambres, esguinces etc.

Desde el punto de vista fisiológico, el corazón de un individuo promedio suele bombear unos 5 litros de sangre por minuto (l/min), de los cuales el 20% es enviado hacia los músculos, el 14% al cerebro, el 27% al hígado, el 22% a los riñones, y el resto hacia otros órganos del cuerpo.

Ahora bien, cuando el individuo realiza ejercicios a intensidades altas, su corazón puede bombear 25 l/min, y la distribución de la sangre cambia notablemente, ya que los músculos pueden llegar a utilizar el 84 % de la sangre bombeada por el corazón, es lógico deducir los inconvenientes que puede ocasionar al sistema cardiovascular el realizar esfuerzos intensos sin una previa adaptación.

Lo más recomendable es realizar al menos 15 minutos de ejercicio aeróbico, por ejemplo: correr, bicicleta, remo, escalador etc a un ritmo o intensidad baja o moderada.

Luego es aconsejable realizar al menos 10 minutos de flexibilidad para estirar los músculos y prepáralos para el ejercicio intenso, una vez concluido esta entrada en calor ya estaremos en condiciones de realizar ejercicio a intensidades más altas, ya sea para jugar un partido de fútbol, tenis, o cualquier otro tipo de actividad física.

 

Aumente la intensidad del ejercicio lentamente

Es importante ir aumentando las cargas de trabajo de forma lenta y paulatina para evitar lesiones y para que el organismo se vaya adaptando a las mismas, se recomienda no aumentar dichas cargas en más de un 10 % por semana.

Recuerde que lo más importante no es lo rápido que usted corre sino la cantidad de metros que recorre.

 

No entrene con Dolor

El dolor es un aviso del organismo, cuando éste aparece, nuestro cuerpo nos está indicando que debemos detenernos, y si este no cesa acudir a nuestro médico, recuerde que es de suma importancia el chequeo médico durante la práctica deportiva, debemos distinguir entre el dolor y el cansancio muscular y/o agujetas.

Esa diferencia la irá aprendiendo de forma empírica a través de la experiencia durante los entrenamientos.

 

Vuelta a la Calma

Así como el cuerpo necesita una entrada en calor antes de realizar esfuerzos intensos para adaptar al organismo a las cargas de trabajo, también es necesario una vuelta a la calma luego del entrenamiento, no es bueno para el organismo y sobre todo para nuestro sistema cardiovascular detenernos bruscamente tras un esfuerzo intenso ya que nuestro corazón pasaría de una alta frecuencia cardiaca a una frecuencia cardiaca baja de repente lo que podría ocasionar algunas alteraciones cardiacas, es común que cuando ocurre esto, puede ocurrir algunos mareos y hasta desmayos.

Por lo tanto, lo que deberíamos hacer es ir reduciendo la intensidad del ejercicio de forma paulatina y terminar caminando unos cientos de metros antes de detenernos y/o sentarnos.

Durante esté período de vuelta a la calma sería importante realizar unos minutos de estiramientos para finalizar la sesión de entrenamiento, favoreciendo la relajación de los músculos.

Fuente: Dtor. Blas Martínez

 



Copyright © 2011 | Todos los derechos reservados ® 2011. | Desarrollo Web by Sakynet productions